Por Stella Maris Nieto

Los seres hablantes somos irremediablemente varios.

Descubrir esa pluralidad es el final de la infancia, una herida al narcicismo.

Sin embargo, el neoliberalismo puede hacernos perder esa ligazón  a los otros, en su intento de reinar sobre las instituciones externas, y dominar el corazón de los hombres.

Y la domesticación generalizada, promueve el aislamiento y la soledad, y la marginación pasa desapercibida.

Con tan sólo no hablar con otro, el ser humano llega a desmentir de lo que siente, hasta de su propio dolor, convertido en un sobreviviente sin existencia. Seguir leyendo “La comunidad de los corazones rotos, film de Samuel Benchetrit”

Anuncios